Segunda Guerra Mundial
RegistrarseBuscarChatMiembrosGrupos de UsuariosLogin




Responder al tema Página 1 de 1
Ataque de manual
Autor Mensaje
Responder citando
Mensaje Ataque de manual 
Ataque de manual.
por Saburo Sakai"

A principios de abril, treinta de nosotros del Ala de Tainan fuimos trasladados a una nueva base aérea en Lae, en la costa oriental de Nueva Guinea. El Capitán de Navío Masashisa Saito condujo nuestro grupo a la nueva instalación. Comenzaron entonces algunas de las más duras acciones aéreas de toda la guerra del Pacífico. A solo 180 millas del bastión aliado de Port Moresby, iniciamos nuestras nuevas tareas de escoltar casi cada día a nuestros bombarderos, Que partían de Rabaul para machacar los objetivos enemigos en la crítica zona de Moresby. La guerra ya no era totalmente unilateral. Con la misma frecuencia con que castigábamos Moresby, venían los cazas y bombarderos a castigar Lae. El valor de los pilotos aliados y su disposición para la lucha nos sorprendieron a todos. Siempre que operaban contra Lae, se les interceptaba invariablemente, y algunos de sus aviones eran derribados o averiados. Nuestras acciones sobre Moresby contribuían también a las pérdidas aliadas.

El 11 de abril de 1942, pasábamos sobre el aeródromo, esta vez con el sol a nuestras espaldas, y volábamos con lentitud cuando avistamos por fin aparatos enemigos: cuatro P-39, los primeros Airacobras que yo había visto nunca. Volaban casi directamente hacia nosotros, a unos cinco kilómetros de distancia y a la izquierda. Resultaba imposible decir aún si nos habían visto o no. Lancé mi depósito auxiliar y di gas al motor, con mis dos compañeros de formación sin separarse de mi avión ...

El Teniente de Navío Sasai señaló a proa: "Adelante. Te cubriremos ".



Los Airacobras no habían hecho ningún movimiento todavía. Teníamos suerte. Con el cegador sol ante ellos, los pilotos norteamericanos no lograban distinguir a nuestros cazas acercándose. Los P-39 volaban en dos parejas, con la primera precediendo a la otra unos trescientos metros.
Situé a Honda detrás y por encima de mí, e hice señales al menos experto Yonekawa para que me siguiera. Luego nos encontramos a quinientos metros de los aviones adversarios, inclinándonos a la izquierda. En pocos segundos estaríamos dispuestos a atacar. Si continuaban cegados por el sol, podíamos alcanzarlos antes de que se dieran cuenta siquiera que nos hallábamos en el aire.

Aunque ya estaba preparado a virar para el ataque, cambié mi aproximación. Si subía para venir de un picado, perdería la ventaja del sol a mis espaldas. En vez de ello, empujé la palanca y piqué. Honda y Yonekawa iban pegados a mí como con cola. Bajamos y luego nivelamos en una maniobra precisa y rápida, en perfecta posición.

Los dos últimos cazas se hallaban ahora por encima y delante de mí, ignorantes de nuestro acercamiento. Aún estaban cegados, y yo acorté distancias progresivamente, esperando hasta que fuera imposible perder el objetivo. Los dos P-39 se encontraban casi ala con ala, y a cincuenta metros se destacaban nítidamente en mi visor de puntería. ¡ Ahora! Pulsé mi botón de los cañones, y en un segundo el primer Airacobra estuvo eliminado. Las granadas convergieron en el centro del fuselaje: piezas de metal saltaron y volaron. También surgió una fuente de humo y llamas.

Me deslicé y apunté al segundo P-39. De nuevo las granadas encontraron su blanco, haciendo explosión en el interior y reduciendo el caza a pedazos. Ambos aviones cayeron sin gobierno.

Saque el Cero de su deslizamiento y subí en un viraje cerrado, dispuesto a salir directamente detrás de los cazas que iban en cabeza.

El combate ya estaba terminado. Ambos P-39 se precipitaban alocadamente a tierra, dejando detrás estelas de humo y llamas. Habían sido derribados tan rápidamente como los dos que yo cogí tan desprevenidos. Reconocí a uno de los Ceros que aún recogía su pasada en picado, con Hiroyoshi Nishizawa, un aviador novato a los mandos. El segundo Cero, que se había anotado un derribo en una sola pasada, pilotado por Toshio Ota, maniobraba para ganar altura y unirse a la formación.


Fuentes:

-Extracto del libro “Samurai” de Saburo Sakai
-http://candamo.iespana.es/japon/
-http://www.tamiya.com



Saludos



_________________

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:
Responder al tema Página 1 de 1

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
  





Crear foro gratis | foros de Formación | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo