Segunda Guerra Mundial
RegistrarseBuscarChatMiembrosGrupos de UsuariosLogin




Responder al tema Página 1 de 1
El último vuelo del Mayor Helmut Wick.
Autor Mensaje
Responder citando
Mensaje El último vuelo del Mayor Helmut Wick. 
El último vuelo del Mayor Helmut Wick.
Carrera de ases.



Foto de tapa de la revista Berliner Illustríerte donde el as Helmut Wick describe a sus compañeros su reciente combate aéreo.

Eran alrededor de las dos del 28 de noviembre cuando Helmut Wick, de veinticinco años, salió de la cabina de su Messerschmitt. Su personal de tierra se congregó rápidamente a su alrededor. Wick sonreía, lleno de orgullo. Cerca de la isla de Wight, acababa de ver caer al agua su víctima número cincuenta y cinco.

La competición por ser el piloto más certero de la Luftwaffe del año 1940 estaba llegando al punto culminante. El 29 de octubre. Werner Mölders había derribado su avión número cincuenta y cuatro. Seguidamente, y de modo increíble, entre el 5 y el 6 de noviembre Wick había derribado a ocho pilotos de la RAF y había alcanzado a Mólders. El 17 de noviembre, Adolf Galland, que nunca podía ser menos, había superado a los otros dos ases al destruir tres cazas de la RAF e incrementar su total hasta cincuenta y cinco, lo cual le colocaba con una sola victoria por delante de sus dos rivales.

Pero Wick le había vuelto a alcanzar.

Con el inicio del invierno y los rumores de que pronto se retiraría a Alemania a toda la Jagdwaffe para reacondicionarla, la presión era más intensa que nunca. Tan solo quedaban unas horas de cacería. Wick estaba firmemente empeñado en volar en todas las misiones que pudiera hacer caber en aquellos días que se iban abreviando, cada vez más obsesionado por convertirse en el Barón Rojo de la Segunda Guerra Mundial, el heredero sin rival de quien daba nombre a su unidad, Von Richthofen. Parecía tan dinámico como siempre, pero en realidad estaba muerto de cansancio y funcionaba gracias a las últimas reservas de energía nerviosa que le quedaban. Con todo, valía la pena. Aquella mañana, no solo había añadido otra franja blanca a su aleta de cola, sino que también había visto su rostro sonriente en la portada del último número del Berliner Illustríerte, lo cual era seguramente un buen augurio. Con tal de que siguiera derribando aviones al ritmo actual, acabaría el año siendo la estrella indiscutible de la Luftwaffe.


El Mayor Helmut Wick a punto de dar el golpe de gracia al Spitfire piloteado por Plt. Off. Paul A. Bailon ( Iain Wyllie- Osprey Publishing)

Eran alrededor de las tres y veinte de la tarde cuando sonó el teléfono en el cuartel general de la JG 2. Llamaba un oficial de la JG 26. Tenía malas noticias; el mayor Adolf Galland acababa de cazar un Hurricane y tomaba de nuevo la delantera. Wick se volvió hacia su personal de tierra y ordenó que reabastecieran de combustible y municiones a su escuadrón. Todavía había tiempo para una última ronda sobre los acantilados blancos de la recortada costa meridional de la isla de Wight, conocidos como las Agujas. Una media hora después, el comandante de la JG Richthofen realizó sus comprobaciones y luego encabezó el despegue de su escuadrilla, camino de su segunda «cacería libre» del día y empeñado en alcanzar a Galland.

Era una tarde despejada. Wick y su piloto de flanco escrutaban el horizonte. Entretanto, llegó a la base una orden de Berlín: Wick no tenía que volver a volar. Ahora era una figura demasiado importante de la propaganda nazi para permitir que muriera en combate.

Al otro lado del Canal, las estaciones de radar del Mando de Cazas detectaron a Wick y su escuadrón mientras volaban hacia la isla de Wight. Poco después, sonó el teléfono en el barracón de dispersión del Escuadrón 609, en Middle Wallop. El comandante Michael Robinson y el 609 no tardaron en despegar, y luego les dieron instrucciones de que se dirigieran a la isla de Wight.

Eran las cuatro y diez de la tarde cuando Helmut Wick y uno de sus pilotos de flanco de más confianza, Kudi Pflanz, divisaron unos Spitfires que ganaban rápidamente altura al sudoeste de las Agujas. Wick escogió al piloto del 609 Paul Baillon y ordenó a Pflanz que lo siguiera en un ataque en picado. Baillon no tardó en estar en la mira de Wick, que abrió fuego. El Spitfire de Baillon empezó a despedir humo. Wick continuó el ataque y lanzó otra descarga al avión ya dañado de Baillon. Para gran alegría suya, su víctima número cincuenta y seis saltó en paracaídas y fue a parar al Solent. Lo había logrado. Una vez más, había alcanzado a Galland. Debió de ser un momento espléndido para el joven piloto.


Spitfire sorprendidos por los cazas de JG-2 al mando de Helmut Wick ( “Channel Combat” de Adrian Rugby)

Luego, Wick dejó el picado y se ladeó bruscamente, momento en el cual pasó por la mira reflectora de Johnny «Dogs» Dundas, que en aquel momento, con dieciséis aviones derribados, era el as más certero del 609. Dundas «apretó el pezón» y las balas acribillaron el avión de Wick, que quedó inutilizado. Dundas vio que la cubierta de la cabina de Wick salía volando.

—¡Viva, he liquidado un 109!

—¡Bravo, John! —respondió el comandante Robinson.


Helmut Wick salió de la cabina y saltó en paracaídas. Entretanto, su piloto de flanco, Kudi Pflanz, se había pegado a Dundas y había abierto fuego. Pocos segundos después, el Spitfire de Dundas caía con un agudo zumbido al Solent.

Nunca se volvería a ver a Helmut Wick ni al hombre que acabó con él, Johnny «Dogs» Dundas, dos de los pilotos de caza más capaces de la Batalla de Inglaterra.

Una semana más tarde, el 5 de diciembre de 1940, se decidió por fin la contienda por ser el número uno. Durante un enfrentamiento con tres escuadrones de la RAF que se desarrolló a primera hora de la tarde, Adolf Galland derribó a su víctima número cincuenta y siete y se convirtió en el piloto de caza alemán con más victorias hasta aquel momento de la guerra. Mölders se quedó a tres de él cuando la JG 51, la JG 26 y muchas otras unidades de primera línea fueron retiradas a Alemania desde sus bases de Normandía, y llegó a su fin la encarnizada lucha sobre el Canal y el sur de Inglaterra.


Saludos



_________________

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Responder citando
Mensaje  
muy bueno el aporte, gracias



_________________

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:
Responder al tema Página 1 de 1

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
  





Crear radio | foros de Formación | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo